El ahorro energético en tu hogar: el suministro eléctrico

 

Una de las vías por las que se puede alcanzar el ahorro energético en tu vivienda es el suministro eléctrico. Si dispones de la instalación y la luz está dada de alta, solo te queda contratar una tarifa adecuada para el consumo eléctrico en tu casa. A la hora de elegir con quién hacer tu contrato de luz, no busques la compañía más barata.

La mejor comercializadora de luz es la que te ofrece tarifas y productos que mejor se adapten a tus necesidades. Es por esto que se recomienda utilizar un comparador de compañías de luz, así podrás hacer un análisis de todas las ofertas del actual mercado energético. Si vives en la provincia de Madrid, Iberdrola puede ser una buena opción. Puedes contactar con Iberdrola en Madrid para contratar su mejor tarifa disponible. Analiza las condiciones de tu vivienda para elegir una buena tarifa. Además, puedes tener en cuenta factores como el número de miembros de la unidad familiar que habitan en el hogar, número de electrodomésticos, existencia de calefacción o aire acondicionado, etcétera.

 

El ahorro energético en tu salón o sala de estar: sillones y sofás

 

Aunque no lo creas posible, con tus sillones y sofás, también puedes alcanzar un ahorro de energía en tu hogar. Para esto, cobran especial importancia los tipos de tela, porque estos contribuyen a mantener una buena temperatura y alcanzar un estado de calidez absoluta (tan necesaria en épocas invernales). De esta forma, ahorrarás en calefacción eléctrica o de gas natural.

 Es importante que tu sofá o sillón tenga un tipo de tela fácil de lavar, así se evitará el cúmulo de suciedad y de ácaros. Las personas alérgicas agradecerán esta tipología de tela. Si tu sofá es fácil de lavar, no tendrás que usar agua a altas temperaturas por lo que no tendrás una factura de agua elevada. Tampoco gastarás mucha luz para el funcionamiento de tu lavadora, ya que al tratarse de una tela fácil de lavar, no tendrás que usar un programa largo y para ropa delicada, que requiera muchas horas de lavado. Dependiendo del tipo de tela si no hace falta usar la plancha para darle una pasada, así también se ahorra en electricidad.

Por otro lado, si la estructura de tu sillón o tu sofá es metálica o de madera, esto también contribuye al ahorro energético, ya que, en el caso de ser metálica se necesita la electricidad para hacer los ensamblajes y soldaduras. En el caso de ser de madera, este gasto de energía eléctrica sería menor o inexistente, si no se usan máquinas eléctricas para los cortes de las piezas de las estructura del sillón o sofá.

Además de disfrutar del mejor confort con tu sofá o sillón, lograrás un ahorro energético en tu hogar. No dudes en comprar o renovar tus sofás y sillones que tengan las características óptimas para ello. Anímate y pon tu granito de arena para contribuir a cuidar de nuestro planeta, evitando hacer derroches de energía, como se puede leer en el artículo publicado por RFI.