A la hora de elegir tu nuevo sofá tendrás que decidir qué tipo de respaldo se ajusta mejor a tus necesidades. A continuación te explicamos los más comunes.

Respaldo con cabezal reclinable: Este tipo de respaldo suele contar con una riñonera, más o menos marcada, la cual recoge muy bien toda la zona baja de la espalda, y cuenta con un cabezal que oscila hacia delante y hacia atrás con unas siete posiciones.

 blog

Respaldo fijo: Hecho de una sola pieza, puede contar con alguna costura que divida el cojín en dos, pero suele ser por diseño solamente.

Respaldo con cabezal abatible: Con este respaldo lo que se consigue es tener un sofá de altura más reducida, que no ocupe tanto visualmente en el salón cuando no se esté usando y en el  momento de disfrutar de su confort elevaremos el cabezal hasta la posición que más nos guste.

LaNubeSofas Capital 4

Respaldo reclinable: Algo más inusual, tiene la peculiaridad de reclinarse cuando deslizamos el asiento, de forma que la espalda siempre queda apoyada en su totalidad. Además es compatible con el cabezal reclinable, por lo que son muchísimas las posibilidades de encontrar tu posición óptima.

Todos estos tipos de respaldo con todas sus variedades los podrás probar en nuestras exposiciones de c/ Alcalá 198 y San Bernardo 99.